Porque antiguamente cuando los actores de teatros iban a estrenar una obra sus compañeros le deseaban suerte diciéndoles “mucha mierda” a modo de que en la sala hubiera muchos espectadores que ensuciaran mucho.