Los mosquitos eligen a sus dianas en función de la cantidad de dióxido de carbono o CO2 que emitimos al respirar. Por lo que tiramos por tierra la afirmación de nuestras abuelas de que te pican por la dulzura de la sangre, una creencia popular, que se veía desmentida gracias a recientes publicaciones.

 

En este post te daremos las claves de por qué te pican más a ti los mosquitos que a tu amigo que está junto a ti. Hazte el “listillo” y deja boquiabiertos a tus amigos con esta afirmación.

¿Por qué pican los mosquitos a determinadas personas?

No por la dulzura de tu sangre, esa creencia popular se ha visto desplazada gracias a publicaciones recientes, que afirma que los mosquitos eligen a sus víctimas en función a la cantidad de dióxido de carbono emitido al respirar y esa creencia.

Un ser humano produce al día un kilogramo de CO2 al día, y cada vez que exhala, unas 13 veces por minuto, emite más de cien miligramos de este gas. Esto es detectado por los mosquitos mediante una corriente con pulsaciones de CO2, de la que deducen que tienen detrás sangre fresca para alimentarse.

El dióxido de carbono no es el mismo que emiten los adultos que los niños

El dióxido de carbono no es el mismo que emiten los adultos que los niños, ya que los primeros emiten más que los segundos. Esta cantidad varía en función de la dieta y del ejercicio físico que realicen estos.

Los entomólogos de la Universidad de Florida, en Estados Unidos, han desarrollado unas trampas para estos insectos que emiten dióxido de carbono como lo haría una persona normal o incluso un animal.

Curiosidades

El ácido láctico que emitimos al respirar o incluso a través del sudor también atrae a estos fastidiosos insectos. Las personas más altas y las mujeres embarazadas emiten mucho más ácido láctico y CO2 que las personas medias, por lo que son blancos perfectos para los mosquitos.

Las personas que hayan realizado ejercicio físico, son siempre mucho más atractivas para estos mosquitos.